Gobierno en Los Ríos destacó promulgación de ley que permite que los hijos lleven primero el apellido materno

Mayores de 18 años podrán solicitar rectificación del orden de sus apellidos.


Se trata de la ley promulgada en el marco del Día de la Madre, sobre la determinación del orden de los apellidos de los hijos por acuerdo de los padres.

Así lo explicó el Intendente de Los Ríos, César Asenjo, quien precisó que la nueva legislación permite el cambio del orden del apellido paterno y materno, en la que los padres podrán expresar de común acuerdo, al momento de inscribir el nacimiento de su primer hijo o hija, el orden de sus apellidos, el cual deberá ser el mismo para todos los hijos comunes que puedan venir después. Si los padres no expresan lo contrario, se aplicará la regla que existe hasta hoy.

Del mismo modo, el proyecto faculta, por una sola vez, a las personas mayores de 18 años a solicitar la rectificación administrativa, con el objeto de invertir el orden de sus apellidos con que figuran en sus partidas de nacimiento. 

El Intendente Asenjo, destacó la importancia de la medida, sosteniendo que “esta ley viene a entregar un importante reconocimiento al rol que cumple la mujer en nuestra sociedad, es por ello que estamos orgullosos de seguir avanzando en justicia e igualdad, pero sobre todo en dignidad de las mujeres. En este día donde celebramos a las madres de nuestro país, celebramos a quien cumple un rol y trabajo titánico, esforzado y lamentablemente, muchas veces sola. La maternidad es mucho más que un rol o un trabajo, es una forma de ser, es crear un vínculo y una forma de relacionarse” dijo la autoridad. 

La ley es un avance en materia de igualdad entre la mujer y el hombre, ya que, de aquí en adelante, el orden de los apellidos no será necesariamente el del padre primero y el de la madre a continuación, sino que los padres, al inscribir su nacimiento, podrán decidir en qué orden quieren que sea, en un cambio que reconoce su libertad de elección.

Se establece que toda persona mayor de edad podrá, por una sola vez, solicitar el cambio de orden de los apellidos determinados en su inscripción de nacimiento.

En relación con los descendientes del solicitante, el cambio del orden de sus apellidos provocará el cambio del respectivo apellido de sus hijos menores de edad. Sin embargo, si el solicitante tuviere hijos mayores de 14 y menores de 18 años, éstos deberán manifestar su consentimiento. Los hijos mayores de edad, en tanto, podrán solicitar ante el Registro Civil el cambio.

Se establece expresamente que la rectificación de la partida de nacimiento y de los documentos de identificación no afectará el número del rol único nacional del solicitante, el que se mantendrá, así como su filiación se mantendrá inalterable.

Al respecto el seremi de Justicia y Derechos Humanos de Los Ríos, Rodrigo Oñate Betanzo, destacó que «esta iniciativa legal existe en varios países del mundo y es una buena noticia que otorga mayor libertad a los padres y madres con sus hijos/as y también a las personas mayores de edad. Decidir el orden de los apellidos tiene directa relación con la identidad de las personas, muchas de ellas han querido cambiar el orden de sus apellidos por diversos motivos y ahora podrán hacerlo».

Además, y con el objeto de dar aviso del cambio del orden de los apellidos del solicitante y, consecuencialmente, garantizar la certeza jurídica, el Servicio de Registro Civil e Identificación informará de la rectificación de la partida de nacimiento y de la emisión de nuevos documentos, a distintas instituciones.

Seremi de la mujer 

Esta promulgación contribuye también a relevar el importante rol que juega la mujer

al interior de la familia, permitiendo que su apellido pueda ir en primer lugar si así se decide.

Para el Ministerio de la mujer y Equidad de género, esta iniciativa es clave, es por ello que la seremi de la Mujer, Yalili Garay sostuvo que “Esta legislación es un avance importante en materia de igualdad entre hombres y mujeres para nuestro país. La promulgación de este Proyecto de Ley reconoce la libertad que tendrán padres y madres, y promueve el acuerdo entre ellos sobre el orden de los apellidos para sus hijos e hijas al momento de inscribir el nacimiento de ellos y de los hijos comunes que puedan venir después, ya que, de aquí en adelante, el orden no será necesariamente el del padre primero y el de la madre a continuación”. 

Agregó “Con esta iniciativa, relevamos el rol importante de la mujer en el núcleo familiar, permitiendo que su apellido sea el primero si así se decide y, además, se hará cargo de entregar reparación a hijos e hijas que, por razones legítimas, algunas veces asociadas a temas de violencia, quieren llevar como primer apellido de su madre sin tener que enfrentarse a un proceso judicial” dijo Garay.